Web en construcción

Hola a todos.
Pronto comenzaremos a trabajar en este blog. Si os gusta el cine, no nos perdáis la pista, tenemos muchas sorpresas en el horno.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

A opinar toca

Como sospecho que el tema de Alicia puede dar bastante juego, queda abierta una encuesta para saber qué os pareció a vosotros la última de Burton.

Deja un comentario

Archivado bajo Encuestas

El gran problema de Alicia

La Alicia de Tim Burton tiene un problema, y además gordo: carece de alma. Uno sale del cine con ganas de revisionar el clásico animado de Disney (1951) o cualquiera de sus variantes, por ejemplo “Labyrinth” (1986), con un David Bowie desatado y la adolescente Jennifer Conelly.

Me viene a la memoria esa película no porque sea una obra maestra, sino porque, a diferencia del festival de efectos y asombrosos coloridos del universo burtoniano, las marionetas de Henson y compañía transmitían un encanto y una personalidad más allá de la mera reivindicación de lo artesanal frente al ordenador: tenían coraje, debilidades, corazón, sentimientos; en definitiva, alma.

Para quien no sepa de qué va esta nueva Alicia, aclararé que la muchacha está en edad casadera y de hecho, ya tiene un pretendiente terriblemente victoriano y baboso. La sucesión de aventuras por las que atraviesa una despistada Mia Wasikowska constituye una mezcla de personajes y situaciones de las dos obras de Lewis Carroll (“Alicia en el País de las Maravillas” y “Alicia a Través del Espejo”); desgraciadamente, el cóctel se le agria a Timmy y termina siendo un pomposo mosaico incoherente y carente de encanto. El sombrerero loco (encarnado por, cómo no, Johnny Depp) adquiere un protagonismo excesivo, y su bailecito final me provocó sentimientos de bochorno e incredulidad. La interpretación de Anne Hathaway como Reina Blanca me chirrió bastante : podría recordar a la actuación de Amy Adams en “Encantada: la Historia de Giselle” , pero a diferencia de la pelirroja, a Hathaway se la ve forzada y antinatural. Helena Bonham-Carter está divertida y correcta, y en cuanto a Crispin Glover…dejémoslo en que no es su mejor papel.

Parece como si Burton hubiera querido mostrar una Alicia abanderada de la autoafirmación femenina con una oda al paso de la niñez a la madurez. Y eso está muy bien. El problema, el gran problema, es que todo se queda en buenas intenciones, en afán de originalidad, en una magnífica envoltura visual que, al estar hueca, acaba aburriendo.

Quizá Burton debería plantearse hacer pelis de serie B…serían mucho más divertidas, tendría más libertad creativa y no lo pondrían a caldo en cuanto ideara una cinta inferior al resto de su filmografía.

Lo mejor: la oruga y detalles del País de las Maravillas.

Lo peor: su falta de ritmo, su vacuidad.

Nota: 5 de 10.

Deja un comentario

Archivado bajo Críticas